Listado de especies

Volver al listado

Malus sylvestris

Manzano silvestre, maíllo

Manzano silvestre, maíllo (cast.); maçaner, pomera borda (cat.); argamina, sagarmina (eusk.); maceira brava, macieira brava (gall.); maceira-brava, maceira-silvestre, maçanzeira (port.); European crab apple (ing.).

Autóctona

«La manzana espera y la pera no espera».

(Refrán popular español)

DESCRIPCIÓN

Este arbolillo se desprende de las hojas en invierno y llega a alcanzar los 12 m de alto. El tronco es liso, de corteza verde-amarillenta y luego pardusco-grisácea, que se agrieta con la edad. Las ramas son abundantes y en ocasiones espinosas, y la copa es irregular. Las hojas son simples, alternas, con el margen serrado, de formas ovaladas o elípticas y terminadas en punta. Al nacer son algo pelosas, pero al madurar se hacen lampiñas. Las flores tienen 5 pétalos libres, nacen en grupos y pueden ser blancas o rosadas. El fruto es una manzana (pomo) pequeña, de hasta 6 cm, amarillo-verdosa y generalmente muy picada por los insectos en los ejemplares silvestres. Su sabor es ácido-amargo y algo más dulce si está muy madura.

ECOLOGÍA

Crece aquí y allá, disperso en los bosques de robles, hayas, castaños, encinas, etc.; en lindes, claros forestales, setos y barrancos umbrosos, y casi nunca aparece agrupado en bosquetes. Se cría desde el nivel del mar hasta los 1800 m de altitud.

DISTRIBUCIÓN

Se distribuye por Europa y el suroccidente de Asia. En la Península Ibérica es más fácil encontrarlo en las provincias de la mitad norte y en los sistemas Central e Ibérico; por el sur llega hasta la Sierra de Cazorla y Sierra Nevada, pero nunca es abundante.

MÁS INFORMACIÓN

Este es el noble padre de todas las manzanas comunes, Malus domestica (Borkh.) Borkh., que invaden con sus variedades los mercados de todo el mundo, y de hecho se usa como patrón de injerto por su rusticidad y resistencia.

Las manzanas, ya sean silvestres o cultivadas, contienen vitaminas A, B, C y E. Se comen en fresco o secas, y con ellas se pueden elaborar compotas, mermeladas, sidra, vinagre o distintos tipos de licores. Tantas virtudes hacen que sea una fruta considerada aliada de la buena salud. Un proverbio inglés afirma: «An apple a day keeps the doctor away», que viene a decir que una manzana al día mantiene alejado al médico. La versión hispana podría ser «No hay cosa más sana que comer en ayunas una manzana».

Por otro lado, su madera es un buen combustible, y como tiene tintes rosados se usa también para la confección de pequeños objetos. Como ornamental ya se utilizaba desde antiguo en los jardines hispano-árabes.

En la mitología, la religión y el floklore occidentales hay numerosas manzanas célebres. Por ejemplo, la de la malvada bruja que envenenó a Blancanieves por envidiar su belleza. O la del bárbaro Gessler, que obligó a colocarla sobre la cabeza del hijo de Guillermo Tell, para que su hábil padre probara su puntería atravesando la manzana con una flecha. O la que botó sobre la cabeza de Newton y gracias a la cual ideó la teoría de la gravedad. También famosa es la de la religión cristiana que se menciona en el Génesis, símbolo de la caída de Adán y Eva, quienes tentados por el diablo probaron la manzana prohibida. Y otra célebre es la manzana de oro que el héroe mitológico Paris decidió dar a la diosa Venus (la Afrodita de los griegos), provocando la enemistad de las diosas Minerva (Atenea) y Juno (Hera) y desencadenando la Guerra de Troya. De ahí proviene la expresión «manzana de la discordia».

El maíllo está en los catálogos de especies amenazadas de las comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid.

Malus era el nombre que le daban los romanos a los manzanos, y sylvestris significa que procede de las selvas y montes.