Listado de especies

Volver al listado

Prunus insititia

Ciruelo silvestre

Ciruelo silvestre (cast.); prunyoner (cat.); lapatxondoa (eusk.); abruñeiro (gall.); abrunheiro (port.); damson, damson plum (ing.).

Autóctona

¿SABÍAS QUE…? El ciruelo silvestre se usa como patrón de injerto de muchos frutales, que es a lo que alude el epíteto insititia.

DESCRIPCIÓN

Arbusto muy ramoso que alcanza el porte de un árbol de hasta 6 m. Puede tener algunas ramas espinosas, pero normalmente es inerme (sin espinas). Las hojas son caducas, simples, alternas, más o menos elípticas u obovadas, finamente serradas, de 3-6 cm de largo por 1-4 cm de ancho. Son pelosillas en los nervios y el rabillo, que mide aproximadamente 1 cm y carece de glándulas. Las flores son blancas y nacen solitarias, y el fruto es una pequeña ciruela de 2-3 cm de diámetro y de color verde o violeta, cubierta de una capa que parece polvillo (pruina). Su sabor es áspero, entre ácido y amargo.

ECOLOGÍA

Este arbolito suele ser acompañante de los bosques de hoja caduca o persistente, en cuyo caso aparece en zonas frescas y con cierta humedad, asociado a cursos de agua, valles, barrancos o vaguadas. Se da en claros, orlas arbustivas y crece desde los 500 hasta los 1500 m de altitud.

DISTRIBUCIÓN

Aunque es originario de la Europa del centro y sur, también se distribuye por todo el norte de África y el suroeste de Asia. Falta en Baleares y en la Península Ibérica se halla muy disperso e hibrida con otras especies del género, pero es más abundante en su mitad septentrional y principalmente en el cuadrante noreste.