Listado de especies

Volver al listado

Schinus molle

Pimentero falso

Pimentero falso, pimentero (cast.); pebrer bord, fals pebrer (cat.); pimenteira, pimenteira-bastarda (port.); Peruvian pepper, false pepper (ing.).

No autóctona

¿SABÍAS QUE…? Sus frutos sirven de sucedáneo de la pimienta roja.

DESCRIPCIÓN

Este árbol de unos 10 m de alto, que puede alcanzar los 25 m en sus zonas de origen, tiene la corteza escamosa, parda, grisácea o rojiza, y con las ramas colgantes y gráciles. Toda la planta genera una resina muy aromática que se aprecia con sólo tronchar una hoja o ramilla. Las hojas son persistentes, opuestas y compuestas por 8-20 pares de hojuelas más una terminal (imparipinnadas). En conjunto la hoja mide 10-30 cm de largo, en tanto que las hojuelas son de forma linear o linear-lanceolada, serradas en su margen y terminadas en punta curvada. Las flores pueden ser unisexuales o hermafroditas, con cinco pétalos blanquecinos que se disponen en racimos terminales alargados y que salen en primavera, si bien en zonas de clima muy benigno pueden florecer durante todo el año y verse a la vez flores y frutos. Los frutos aparecen en racimos, al principio son carnosos pero maduros son secos, globosos de 4-8 mm de diámetro y adquieren un tono rosado o purpúreo característico. La cubierta externa es frágil, como una cascarilla, y dentro tiene una semilla también globosa de 3-5 mm de diámetro.

ECOLOGÍA

Se planta como ornamental en jardines y paseos de las regiones cálidas del sur peninsular, pero cuando se asilvestra crece en bordes de caminos, carreteras, taludes en terrenos removidos y linderos, desde el nivel del mar hasta los 800 m. Es una planta indiferente al tipo de suelo —si bien en nuestro territorio se da sobre todo en terrenos calizos—, termófila, muy resistente al calor y a la sequía prolongada, pero le afectan mucho las heladas.

DISTRIBUCIÓN

Se trata de un árbol americano oriundo de la región andina de América del Sur que se distribuye por las zonas tropicales y subtropicales, desde el sur de México hasta el norte de Chile y Argentina, siendo especialmente abundante en Perú. Actualmente se halla distribuido en la mayor parte de los trópicos y regiones cálidas o secas, donde se ha asilvestrado. Incluso ha llegado a convertirse en especie invasora, siendo en la actualidad una verdadera plaga en ciertas zonas de África del sur y Australia. En la Península Ibérica, Baleares y Canarias se cultiva mucho como planta ornamental, sobre todo en las zonas más cálidas de la costa mediterránea, y es relativamente frecuente que se asilvestre, apareciendo en el Atlas de las plantas alóctonas invasoras en España. Se cree que fue introducida desde antiguo por los conquistadores españoles, pero la primera referencia escrita es de principios del siglo XX.

MÁS INFORMACIÓN

En la Península Ibérica e Islas Baleares el falso pimentero se cultiva como planta ornamental por su bello porte de ramas colgantes y frutos arracimados púrpuras o rojizos que contrastan con el verde de las hojas. El nombre común se debe a que sus frutos se consumen como sustituto de la pimienta negra (Piper nigrum L.) —de la familia tropical piperáceas—, por ser también picantes; uso actualmente restringido por sus efectos nocivos, ya que puede producir intoxicaciones, como de hecho ha ocurrido en niños que los han consumido por parcerse a cierto tipo de golosinas. No obstante, en sus países de origen se consumen encurtidos en salmuera y son conocidos como ‘pimienta rosa’.

La resina tiene propiedades analgésicas, estimulantes, insecticidas, bactericidas, antifúngicas y antivirales, y por tanto es cicatrizante y anticaries. De hecho en América del Sur se usa en la elaboración de dentífricos y como goma de mascar que fortalece las encías y cura las llagas bucales, aunque por contacto puede originar dermatitis en personas de piel sensible. Los incas la usaron para embalsamar a los muertos. En la actualidad las semillas frotadas en la piel se emplean contra las picaduras de los mosquitos.

Además de como condimento, las hojas y los frutos se usan como aromatizante en la elaboración de licores.

Según Flora iberica, el pimentero de Brasil (Schinus terebinthifolia Raddi) se cultiva con cierta frecuencia en las regiones del litoral mediterráneo peninsular y en las zonas de invierno más suave del interior y del litoral atlántico, si bien apenas se conoce algún caso asilvestrado. Es oriundo del sudoeste de Brasil, norte de Argentina y Paraguay. Se diferencia del falso pimentero por las hojas, con 5-15 folíolos, de ovados a lanceolado-elípticos y de raquis (eje de las hojuelas) alado. Además, el fruto es más pequeño, pues mide 4-6,5 mm.

Es curioso el origen del género Schinus. Nos cuenta el botánico Ginés López que el botánico francés Joseph Pitton de Tournefort lo había llamado previamente Molle, derivado de la voz quechua mulli y no de molle, que en latín significa flojo. Fue el naturalista Carlos Linneo, que ideó la vigente nomenclatura científica de los seres vivos, quien le asignó el género Schinus. Este es el nombre latino clásico —aunque derivado del griego— del lentisco (Pistacia lentiscus L), que pertenece a la misma familia. De hecho hay botánicos clásicos prelinneanos que lo llamaron Lentiscus peruvianus o lentisco del Perú, por producir una resina aromática muy semejante.