Listado de especies

Volver al listado

Sorbus domestica

Serbal común

Serbal común, serbal doméstico (cast.); server (cat.); gurbea (eusk.); serbal (gall.); sorveira (port.); service tree, true service tree (ing.).

Autóctona

¿SABÍAS QUE…? Esta especie antes se cultivaba mucho porque sus frutos maduros son comestibles y muy nutritivos.

DESCRIPCIÓN

Árbol caducifolio de tronco recto y grandes ramas, que alcanza con facilidad los 12 m de altura, si bien algunos ejemplares llegan a los 20 m. La corteza es agrietada y se desprende fácilmente. Las yemas son viscosas y sin pelosidad, carácter que lo diferencia de Sorbus aucuparia L., sobre todo en invierno. Las hojas son compuestas, con 5 a 8 pares de hojuelas enfrentadas con otra terminal (imparipinnadas), muy parecidas a las del serbal de cazador. De jóvenes son pelosas, pero pierden este carácter al madurar. El margen está serrado más aparentemente hacia el ápice. Las flores aparecen en abril o mayo en grupos terminales numerosos de color blanco. Los frutos al principio son amarillos o rojizos, y maduros semejan pequeñas peras pardas o grisáceas de 2 a 3 cm de largo. Este es otro dato que nos sirve para diferenciarlo de Sorbus aucuparia, cuyos frutos raramente sobrepasan el centímetro de longitud.

ECOLOGÍA

Este serbal es poco abundante, crece en los bosques de coníferas o frondosas —pinares de pino negral o laricio, encinares, alcornocales y quejigares con mayor frecuencia—, donde aprovecha en mayor medida los enclaves algo húmedos de los valles. Prefiere los suelos calizos aunque no desdeña los sustratos ácidos, y su clima debe ser mediterráneo de inviernos no muy fríos. Requiere media sombra y cierta humedad en verano. Aparece desde las zonas más bajas hasta los 1100 m de altitud aproximadamente.

DISTRIBUCIÓN

Esta especie es circunmediterránea, aunque llega al centro europeo. Habita en todo el sur de Europa, norte de África y llega por el este hasta Turquía. En la Península Ibérica, aunque crece silvestre en los bosques, es poco frecuente y a menudo se ve cultivada en huertos para el aprovechamiento de sus frutos, o formando parte de setos y lindes, por lo que su área de distribución original es incierta. Hay muestras en toda la Cordillera Cantábrica, Pirineos y la mitad oriental de España, pero desaparece sobre todo en el sureste y noroeste peninsular.

MÁS INFORMACIÓN

Su madera es buena, semejante a la del cerezo, por lo que se usa para pequeñas tallas y trabajos de tornería.

Los frutos maduros son comestibles y nutritivos por contener diversos ácidos y vitaminas. Es entonces cuando semejan una perita o pequeño níspero pocho que no debe desecharse por su aspecto, pues están muy ricos. Con ellos se elaboran sucedáneos de la sidra o licores con fines aperitivo-medicinales, y también se secan para conservarlos. Consumidos en verde son antidiarreicos, gracias a los taninos que contienen.

Esta planta aparece en los catálogos de flora protegida o amenazada de las comunidades de Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia.

Sorbus era el nombre romano del serbal común y del serbal de cazadores; domestica alude a su uso como planta de cultivo asociada a las viviendas.